ADAPTACION

HABIA QUE adaptarse a todo. Para ser aceptado por los salvadoreños, Santa Clause, el viajero del Polo Norte, tuvo que entrar a un concurso de comer pupusas en Los Planes de Renderos.

Jordano Salvador Adolfo veía como los demás concursantes se vomitaban cuando rebasaban el número de 20 pupusas devoradas.

Su más duro contrincante era un abuelo que tenía fama de comer medio centenary.

Jornado, el Santa Clause que encubría a un estudiante de medicina, vió cómo a la pupusa 36 empezó a vomitar.

El se comió una pupusa más, pero su pecado de gula, unido a una bebida gaseosa fue castigado que le hizo expulsar pupusas hasta por la nariz.

Ganó 3,000 colones y mayor fama en el Metrocentro, donde ejerce el oficio de las risotadas –Jo jo jooo- y el modelaje.

¡Lo que tiene que hacer un Santa Clause para ser aceptado en Latinoamérica!

 

-José Fuentes-Salinas, datos de El Diario de Hoy, 2/8/1998.