LAS GANANCIAS

EL MUNDO en las computadoras está obsesionado por las ganancias.

Busco poemas de Szymborska y cuando apenas penetro en su imaginación, sale un letrero en la pantalla que dice temblando:

-¡Felicidades, usted ganó!

Luego me voy a buscar los poemas de Brodsky y un anuncio me promete unas vacaciones al mar.

Con mis afanes distraídos, me voy ganando boletos en avión, en barco, estancias en hoteles y miles de dólares en mercancía.

Todos ofrecen ganar algo y yo lo único que quiero es no perder mi tiempo.

Apago la computadora y me pongo a leer un libro… sin comerciales.

 

-José Fuentes-Salinas, 9.jun.2012

EL ESCRITOR

EN SU ULTIMO texto que entregó al periódico advirtió que por esa historia ya no le pagarían un sueldo. Esa era su última columna y después de haber hecho 6,500, no sabía cómo terminarla.

Se estaba muriendo.

John Bogart, el columnista del Daily Breeze que escribía de todo y de todos, explicaba que el cáncer de colon estaba en su fase 4, y que desafortunadamente no existía una fase 5.

No cabe duda que sabía contar historias e histerias. El buzón de su casa y el de su computadora se llenaban de buenos deseos y oraciones para que ocurrieran milagros.

Pero él, quien le atribuyó a su religión católica su altruísmo con los demás, evitó atribuírle a Dios su último destino. Ese destino se había cumplido con sus 6,500 historias.

 

-José Fuentes-Salinas,  26.jun.2012.